Casos en imagen 3.—Hemoperitoneo espontáneo secundario a rotura de adenoma hepatocelular

Casos en imagen 3.—Hemoperitoneo espontáneo secundario a rotura de adenoma hepatocelular

COMENTARIOS A LOS CASOS Casos en imagen 3.—HEMOPERITONEO ESPONTÁNEO SECUNDARIO A ROTURA DE ADENOMA HEPATOCELULAR Diagnóstico final Hemoperitoneo espo...

21KB Sizes 2 Downloads 222 Views

COMENTARIOS A LOS CASOS

Casos en imagen 3.—HEMOPERITONEO ESPONTÁNEO SECUNDARIO A ROTURA DE ADENOMA HEPATOCELULAR Diagnóstico final Hemoperitoneo espontáneo secundario a rotura de adenoma hepatocelular. Historia clínica Se trata de un varón de 69 años de edad portador de una prótesis de cadera derecha como único antecedente de interés, que desarrolló un cuadro de dolor en el hipocondrio derecho de inicio brusco, acompañado de palidez, sudoración e hipotensión. El estudio ecográfico realizado en el área de urgencias mostró únicamente abundante líquido libre intraabdominal, parcialmente organizado a nivel perihepático y en la gotiera paracólica derecha, sin hallazgos adicionales. Hallazgos radiológicos Se ofrecen imágenes del estudio de TC helicoidal con contraste i.v. practicado a continuación, previo a la realización de laparotomía. En la figura 1 se valora una lesión redondeada de contornos netos y baja densidad en lóbulo hepático derecho. La lesión presenta marcado realce central y periférico. Indicios de paso de medio de contraste hacia cavidad peritoneal. En la figura 2 se aprecia abundante líquido libre intraperitoneal, que a nivel perihepático se dispone en capas que alternan mayor y menor densidad. La figura 3 corresponde a una segunda adquisición en fase retardada que confirma la existencia de un hemorragia de alto débito desde la lesión hacia espacio subfrénico y perihepático. Además se ofrece una imagen de reconstrucción multiplanar en plano coronal oblicuo (fig. 4). Comentario El adenoma hepatocelular es una rara lesión benigna que aparece comúnmente en mujeres en edad fértil con antecedentes de toma de anticonceptivos orales. Se estima una incidencia en torno a un caso por millón en mujeres, que se eleva a 30-40 casos por millón si existen antecedentes de toma de anovulatorios. Otro grupo de riesgo lo forman los pacientes con glucogenosis tipo I, tendiendo en este grupo a ser múltiples y con mayor probabilidad de transformación maligna. Sólo esporádicamente se presentan adenomas hepáticos en pacientes varones sin factores predisponentes1. Típicamente el adenoma hepático es una lesión solitaria, no lobulada y de contornos netos, si bien se describen adenomas múltiples en los pacientes con glucogenosis y adenomatosis hepática. Frecuentemente existen áreas de hemorragia e infarto. Puede existir capsulación y raramente calcificación. La manifestación típica del adenoma hepatocelular es el sangrado, que parece deberse a su constitución, a base placas de hepatocitos separadas por sinusoides con escaso soporte conectivo y con un rico aporte a partir de vasos arteriales periféricos1. Dado el alto riesgo de ruptura o la posibilidad de asociar focos de malignidad se recomienda la resección quirúrgica2.

158

Con la TC dinámica se describen como hallazgos habituales una baja atenuación, variable según el componente graso intratumoral, y un realce relativamente homogéneo en fase venosa portal y en fase retardada, a excepción de las áreas de grasa, hemorragia o necrosis1,3. Con la resonancia magnética (RM) del 35% al 77% de los adenomas presentan las características propias de albergar contenido lipídico, con hiperintensidad de señal en secuencias potenciadas en T1 y T2. También puede existir tendencia a la heterogeneidad en la intensidad de señal según el componente lipídico o hemorrágico. El hepatocarcinoma puede también tener contenido lipídico y simular un adenoma. Los valores de alfa-fetoproteína, el patrón de crecimiento y la existencia de hepatopatía crónica inclinan el diagnóstico hacia esta posibilidad4,5. La ruptura de adenoma hepático es una rara causa de hemoperitoneo en un paciente varón sin factores predisponentes. En el caso que describimos la primera manifestación de la lesión fue el sangrado espontáneo. La evolución fue favorable tras intervención quirúrgica urgente, en la que se resecó la tumoración. Incluso pacientes potencialmente inestables, siempre y cuando estén debidamente monitorizados y reciban atención directa de personal médico entrenado, pueden ser explorados con TC helicoidal en escasos minutos6. Al precisar el origen del sangrado, el estudio TC puede contribuir a planificar tanto la vía de abordaje como la técnica quirúrgica empleadas.

BIBLIOGRAFÍA 1. Grazioli L, Federle MP, Brancatelli G, Ichikawa T, Olivetti L, Blachar A. Hepatic adenomas: imaging and pathologic findings. RadioGraphics 2001;21:877-92. 2. Reddy KR, Kligerman S, Levi J, Livingstone A, Molina E, Franceschi D, et al. Benign and solid tumors of the liver: relationship to sex, age, size of tumors, and outcome. Am Surg 2001;67(2):173-8. 3. Ichikawa T, Federle MP, Grazioli L, Nalesnik M. Hepatocellular adenoma: multiphasic CT and histopathologic findings in 25 patients. Radiology 2000;214(3):861-8. 4. Chung KY, Mayo-Smith WW, Saini S, Rahmouni A, Golli M, Mathieu D. Hepatocellular adenoma: MR imaging features with pathologic correlation. AJR Am J Roentgenol 1995;165(2):303-8. 5. Kadoya M, Matsuy O, Takashyma T, et al. Hepatocellular carcinoma: correlation of MR imaging and histopathologic findings. Radiology 1992;183:819-25. 6. Novelline RA, Rhea JT, Rao PM, Stuk JL. Helical CT in emergency radiology. Radiology 1999;213:321-39.

Correspondencia: Víctor Villacampa Claver. C/ Flora Tristán, 7, 3oA. 50018 Zaragoza. España. E-mail: [email protected]

Radiología 2003;45(3):158

70