Legionella pneumophila

Legionella pneumophila

46 5125 El microbio 5125.qxd EL 2/2/05 MICROBIO 12:01 DEL Página 46 MES Legionella pneumophila BARBARA SHEFF, RN, CPH, HNC, MT(ASCP), MA Infe...

452KB Sizes 0 Downloads 119 Views

46 5125 El microbio 5125.qxd

EL

2/2/05

MICROBIO

12:01

DEL

Página 46

MES

Legionella pneumophila BARBARA SHEFF, RN, CPH, HNC, MT(ASCP), MA

Infecciones que suele causar: legionelosis (enfermedad de los legionarios y fiebre de Pontiac). La enfermedad de los legionarios es una neumonía aguda no contagiosa que se produce de 2 a 10 días después de que una persona respira o aspira vapor procedente de agua contaminada con la bacteria Legionella pneumophila. Entre las fuentes de contaminación más frecuentes se encuentran las grandes instalaciones de aire acondicionado, los humidificadores y las cabinas de hidromasaje. A pesar de que algunas veces se la asocia a un brote epidémico de la enfermedad, esta enfermedad respiratoria se presenta con más frecuencia en casos aislados. La fiebre de Pontiac es una enfermedad leve parecida a la gripe, que remite espontáneamente y habitualmente no necesita tratamiento. Tipo de microbio: bacteria gramnegativa en forma de bacilo.

Signos y síntomas: aparición gradual de fiebre, tos seca y malestar, seguida de tos productiva, dolor torácico, disnea y, a veces, dolor abdominal, náuseas, diarrea, mialgias y alteraciones del estado mental. Aunque la enfermedad puede afectar a cualquier persona, los fumadores, los adultos de edades superiores a los 50 años, los pacientes inmunodeprimidos, los que presentan enfermedades pulmonares crónicas y los que toman corticosteroides están especialmente expuestos. Diagnóstico: el diagnóstico puede basarse en cultivos de laboratorio, prueba de antígenos en orina, análisis directo de anticuerpos fluorescentes del esputo, radiografías de tórax o análisis de anticuerpos de muestras de sangre emparejadas (suero de las fases aguda y de convalecencia extraído con un intervalo de 3 a 6 semanas). Intervenciones de enfermería: administre antibióticos, como la azitromicina o una quinolona, según prescripción. Controle al paciente para detectar signos de disnea. Si fuma, estimúlele a que deje de fumar. Enséñele cómo ha de tratar los efectos potenciales de la enfermedad a largo plazo (dolor articular, mialgias, pérdida de energía y dificultad para concentrarse), que pueden durar hasta un año. Prevención: cultivos sistemáticos de las fuentes de agua potencialmente contaminada (p. ej., de la instalación de aire acondicionado y del suministro de agua del hospital) y la desinfección ayudan a prevenir los brotes epidémicos de L. pneumophila en los centros sanitarios. N Barbara Sheff es consultora de microbiología en Boston, Mass., Estados Unidos.

46 Nursing. 2005, Volumen 23, Número 2