Tratamiento conservador de la escoliosis: ortesis

Tratamiento conservador de la escoliosis: ortesis

ORIGINAL Tratamiento conservador de la escoliosis: ortesis E. MORA AMÉRIGO, L. PEÑALVER BARRIOS, C. GARCÍA DE LA PUENTE MOLINERO Y M. MORENO MORENO D...

175KB Sizes 4 Downloads 61 Views

ORIGINAL

Tratamiento conservador de la escoliosis: ortesis E. MORA AMÉRIGO, L. PEÑALVER BARRIOS, C. GARCÍA DE LA PUENTE MOLINERO Y M. MORENO MORENO Departamento de Fisioterapia. Universidad de Valencia. Servicio de Medicina Física y Rehabilitación. Hospital Lluís Alcanyís. Xátiva. Valencia. Hospital General de Ontinyent. Valencia. España.

Resumen.—El tratamiento conservador de la escoliosis idiopática del adolescente (EIA) no se puede establecer actualmente de manera categórica e irrefutable, y es relativo el nivel de evidencia existente. Objetivo. Realizar un análisis de la efectividad de los principales corsés utilizados en el tratamiento de la EIA. Estrategia de búsqueda. Medline, PubMed, Cochrane Library desde 1992 a 2009. Selección de estudios. Aquellos que cumplen unos requisitos mínimos de calidad en cuanto a metodología de investigación. Síntesis de resultados. Análisis de los factores que más influyen en el resultado final del tratamiento ortésico, tiempo de utilización de la ortesis al día y global durante el crecimiento, criterio de efectividad/inefectividad, abandono de la ortesis y evolución de la curva tras la retirada de la ortesis. Conclusión. El nivel de evidencia del tratamiento conservador ortésico de la EIA es de grado de recomendación B-plata, por lo que sería aconsejable una investigación de mayor calidad metodológica en el futuro usando los sistemas definidos por la Scoliosis Research Society y el Spinal Orthopaedic and Rehabilitation Treatment, así como evaluar la incidencia sobre la calidad de vida de estos pacientes. Palabras clave: escoliosis, ortesis. CONSERVATIVE TREATMENT OF SCOLIOSIS: ORTHOSIS Summary.—At the moment is controversial the level of evidence about the preservative treatment of the adolescent idiopathic scoliosis (AIS). Correspondencia: E. Mora Amérigo Servicio de Medicina Física y Rehabilitación Hospital Lluís Alcanyís Carretera Xàtiva-Silla, km 2 46800 Xàtica. Valencia. España. Correo electrónico: [email protected] Trabajo recibido el 1-06-09. Aceptado el 24-06-09.

Objective. To analyse the evidence about effectiveness of brace used in the treatment of the AIS. Search strategy. Medline, PubMed, Cochrane Library from 1992 to 2009. Selection of studies. Those that satisfy minimum requirements of quality methodological investigation. Synthesis of results. Analysis of the factors that influence the final result of the orthotic treatment, time of use of brace, effectiveness, abandonment of orthesis and evolution of the curve after the use of the brace. Conclusion. The level of evidence of the orthotic treatment for AIS is of recommendation degree B-silver, reason why an investigation of greater methodological quality in the future using the systems defined by the Scoliosis Research Society and the Spinal Orthopaedic Rehabilitation Treatment would be advisable and as well as to evaluate the incidence on the quality of life of these patients. Key words: scoliosis, orthosis.

El tratamiento conservador de la escoliosis idiopática del adolescente (EIA) consta de tratamiento ortopédico y tratamiento funcional 1. El nivel de evidencia científica varía de uno a otro grupo, siendo aceptable la del primer apartado y muy escasa o insuficiente la del segundo. TRATAMIENTO ORTOPÉDICO Reducción ortopédica Sistema de enyesado que se aplica en un marco ortopédico y que reduce la deformidad raquídea mediante la aplicación de diversas fuerzas mecánicas. Se utiliza durante 1-1,5 meses y, tras su retirada, se sustituye por una ortesis de mantenimiento. El objetivo es alcanzar una máxima corrección de la deformidad vertebral en sus tres ejes para después mantenerla con una ortesis.

Rehabilitación (Madr). 2009;43(6):287-92

287

MORA AMÉRIGO E ET AL. TRATAMIENTO CONSERVADOR DE LA ESCOLIOSIS: ORTESIS

Es fundamental que exista suficiente reductibilidad raquídea previa, y si la reducción en el bending test es menor del 50 % el pronóstico es muy malo. Ha habido distintos sistemas de reducción ortopédica: Donaldson, Risser, Abbott, el más moderno método de Maguelone, Vidal y Pedriolle y, sobre todo, el sistema EDF de Cotrel (E = elongación, D = desrotación, F = flexión lateral o deflexión). Se ha demostrado su eficacia para reducir la curva inicial y su bajo índice de complicaciones 2 , y en un estudio retrospectivo sobre 70 pacientes 3 que valora los resultados inmediatos se obtuvieron reducciones del 45 %. Ortesis de tronco o corsé Dispositivo ortopédico confeccionado en diversos materiales (termoplástico, metálico…) adaptado al tronco del paciente para aplicar fuerzas externas sobre la columna vertebral y corregir, mantener o detener la evolución de la deformidad contemplándola siempre en su aspecto tridimensional 4. En la actualidad, en el tratamiento de la EIA no existen axiomas irrefutables 5. De hecho, la eficacia del tratamiento ortésico de la EIA no está todavía establecida. Una revisión sistemática reciente 6 concluye que no se puede recomendar el tratamiento con corsé frente a la observación para prevenir la cirugía (grado de evidencia D), ya que los estudios son inconsistentes e inconcluyentes a cualquier nivel. Ni en la colaboración Cochrane, ni en PubMed se pueden encontrar ensayos controlados aleatorizados sobre este tema. La mayoría de los estudios son de cohortes retrospectivos 7. En 2005 se publicó una estandarización de los criterios que deben cumplir los ensayos clínicos de tratamiento ortésico en EIA 8 , y recientemente se ha publicado el diseño de un ensayo controlado aleatorizado 7, que podrá aportar mayor evidencia científica. El objetivo principal del tratamiento es frenar la progresión de las curvas durante las fases de máximo riesgo, que están íntimamente ligadas con la inmadurez vertebral o raquis en crecimiento 5. La tendencia actual en las indicaciones del tratamiento ortésico son las siguientes 5,7: curvas inmaduras y escoliosis < 20° Cobb si existe una progresión de 10°; curvas inmaduras y escoliosis entre 20° y 30° si existe una progresión de 5° y curvas inmaduras y escoliosis entre 30° y 40°, independientemente de si existe progresión. Clasificación de las ortesis de tronco En razón de la región topográfica que engloban se clasifican en: cérvico-tóraco-lumbo-sacras (CTLSO); 288

tóraco-lumbo-sacras (TLSO); lumbo-sacras (LSO) y modelos de uso nocturno, y agrupamos en otros los no clasificables. Ortesis cérvico-tóraco-lumbo-sacras o supraclaviculares Su estructura incluye las cinturas pelvianas y escapular y suelen utilizar anillo occipitomentoniano u occipitoprehioideo. Están indicadas en EI con vértebra vértice por encima de T7. Los modelos más utilizados son el clásico corsé de Milwaukee (CM) y la adaptación del corsé de Boston (CB) con superestructura. Su efectividad ha sido motivo de diversos estudios 9-11 con resultados contradictorios, hasta que un metaanálisis realizado por el Comité de Prevalencia e Historia Natural de la Sociedad de Investigación de la Escoliosis 12 , sobre 1.459 pacientes, confirmó su efectividad mediante un uso continuado de 23 horas al día. La propia estructura del corsé y el uso continuado son causa de rechazo y alteración de la calidad de vida en estos pacientes 13,14. Ortesis tóraco-lumbo-sacras o infraclaviculares Están indicadas para el tratamiento de curvas escolióticas con ápex por debajo de T7-T8. Corsé de Boston Se confecciona a partir de módulos prefabricados de polipropileno con tapizado interior de polietileno. Es un corsé simétrico cuyo interior se modifica mediante placas de presión sobre los arcos costales de las vértebras ápex 15. Un estudio prospectivo controlado y semialeatorizado 16 compara 41 pacientes tratados con CB con 65 pacientes sometidos a observación, con intención de tratar, con un seguimiento medio de 16 años. Un 20 % de los controles precisó tratamiento con corsé, por progresión de la curva, y un 10 % cirugía. En el grupo tratado ningún paciente precisó cirugía. Un estudio retrospectivo de 50 pacientes17 con EIA severa (curvas entre 35° y 45°) tratados con CB, con un seguimiento medio de 9,7 años después de la retirada, concluye que si se lleva durante un mínimo de 18 horas al día es capaz de prevenir la progresión durante el periodo observado. El tratamiento de 244 niñas con EIA tratadas con CB o CM18 muestra mejores resultados con el CB, independientemente de la magnitud inicial de la curva y de la madurez esquelética. La comparación de la eficacia del CB y el corsé de Charleston en un estudio retrospectivo de 319 pacientes 19 mostró que el CB es significativamente más efec-

Rehabilitación (Madr). 2009;43(6):287-92

MORA AMÉRIGO E ET AL. TRATAMIENTO CONSERVADOR DE LA ESCOLIOSIS: ORTESIS

tivo para prevenir la progresión y evitar la cirugía. Un estudio prospectivo que compara el CB y el corsé de tres valvas en 30 pacientes con curvas lumbares o tóraco-lumbares concluye que el Boston está más indicado en casos donde la rotación vertebral está localizada cerca o en los extremos de la curva 20. Un estudio retrospectivo de 51 pacientes 21 con EIA severa (36° a 45°) concluye que los pacientes con un patrón de doble curva donde la curva torácica es > 35° y el ángulo de relación lumbopélvico > 12° tienen significativamente mayor probabilidad de progresión. Una corrección con el corsé superior al 25 % y un uso superior a 18 horas diarias aumentan significativamente la probabilidad de éxito. La posible restricción pulmonar como consecuencia de la compresión externa que ejerce el corsé no ha sido demostrada22,23 y no contraindica su utilización. El efecto desrotador de esta ortesis es muy discutido 24.

positivo de yeso obtenido en tracción cervical. Está formado por dos barras de acero o duraluminio, anterior y posterior, que se unen a la cesta pélvica, los apoyos axilares y las placas dorsal y lumbar. Está indicado en escoliosis evolutivas lumbares o tóraco-lumbares bajas entre los 30° y 50° Cobb o > 50° que no pueden operarse y escoliosis de doble curva > 50° en las que se artrodesa la curva dorsal y se realiza tratamiento ortopédico de la curva lumbar. Está contraindicado en niños prepuberales cuya caja torácica no tiene la suficiente consistencia para soportar las presiones que se ejercen a través de las costillas, así como en deformidades morfológicas del tórax. Aunque se utiliza desde hace más de 60 años, hay pocos estudios que confirmen su eficacia. Su uso en escoliosis < 45° puede evitar la cirugía en el 98 % de los pacientes 36. Sobre 1.338 escoliosis revisadas después de dos años del uso del corsé 37 el índice de efectividad es del 0,95 y 0,80 cuando el corsé se utiliza con Risser 0.

Corsé de Chêneau Es un corsé asimétrico, realizado con polietileno de alta densidad. Su construcción es compleja, modificando un molde positivo 15,25-27. Un estudio retrospectivo de 63 pacientes con EIA tratados con corsé de Chêneau (CCH)28 y seguimiento hasta 2 años tras la retirada, muestra eficacia en la estabilización de la evolución (60,3 % estabilización, 25,4 % mejorías), con mejores resultados en curvas lumbares y tóraco-lumbares, seguidas de las torácicas. Las dobles curvas mayores no son accesibles con este tratamiento. La pérdida de corrección tras la retirada del corsé es mínima (1,8° de media). Resultados similares se observan en una muestra de 3729 (54 % estabilizadas y 27 % mejoradas). Un estudio prospectivo, no aleatorizado 30, compara el corsé blando Spine Cor (12 pacientes) con el CCH (15 pacientes) con 42 meses de seguimiento; concluye que el CCH es eficaz en el control de la progresión de la escoliosis durante el brote de crecimiento puberal (80 %), a diferencia del Spine Cor (8 %).Otro estudio retrospectivo 31 compara el CCH (21 pacientes, 4 años de seguimiento) y el CM (36 pacientes, 7,8 años de seguimiento), resultando significativamente más eficaz el CCH (61,9 % frente a 38,5 %). La efectividad de este corsé se ha podido comprobar con la resonancia magnética que muestra los cambios en los tejidos blandos paravertebrales, y la disminución de la curva tanto en el plano sagital (lateralización) como coronal (rotación) 32-35. Corsé Lyones o de Stagnara El corsé de Lyones (CL) es una ortesis tóraco-lumbo-sacra moldeada en termoplástico sobre un molde

Corsé asimétrico de Wilmington Se ha mostrado efectivo en curvas tóraco-lumbares, tanto con uso a tiempo completo como parcial38-40. Modelos de uso nocturno El corsé de Charleston es una ortesis de inclinación lateral basado en la teoría de los tres puntos de apoyo que mantiene el tronco inclinado hacía la convexidad de la curva principal. Sólo se puede utilizar en decúbito, por lo que se emplea a tiempo parcial nocturno. Se indica en curvas únicas, flexibles, con vértebra vértice entre T5 y L3 y test de Risser ≥ 2 y con Risser más avanzado cuando hay progresión en la curva o en pacientes que rechazan otros tipos de corsé o esperan la cirugía. Su efectividad se ha demostrado en diferentes estudios 19,41-44 tanto a nivel particular como en comparación con otros corsés clásicos tipo CB, CM con usos a tiempo completo o parcial. Es menos efectivo 19,43 que el CB o el CM, por lo que se recomienda sólo en pequeñas curvas únicas tóraco-lumbares o lumbo-sacras y siempre que se respete su indicación principal. El corsé de Providence es una ortesis TLS de termoplástico diseñada mediante tecnología CAD-CAM. Se basa en la aplicación de fuerzas de compresión en tres puntos, sin provocar la aparición de curvas secundarias, como ocurre ocasionalmente con el Charleston, y se intentan desplazar los ápices de las curvas hacia la línea media, e incluso sobrepasarla. Las fuerzas laterales provocan deflexión lateral y las rotadoras una desrotación de hasta 25° tanto a nivel torácico

Rehabilitación (Madr). 2009;43(6):287-92

289

MORA AMÉRIGO E ET AL. TRATAMIENTO CONSERVADOR DE LA ESCOLIOSIS: ORTESIS

como lumbar. Es un corsé de decúbito y uso exclusivamente nocturno indicado en curvas de entre 20° y 40° Cobb de tipo lumbar, tóraco-lumbar y torácicas, con vértebra vértice T9 o T8. Los mejores resultados se obtienen en curvas < 35° Cobb y Risser ≤ 2 y en curvas lumbares y tóraco-lumbares únicas, disminuyendo en las torácicas y doble curva. El éxito es elevado cuando la vértebra vértice está en T9 y disminuye cuando está en T8. Si el vértice es más alto, hasta T6, puede utilizarse una extensión cervical. Se consideran indicadores de buen resultado la corrección inicial > 50 %, o la hipercorrección, de ahí la importancia de la flexibilización previa. El resultado mejora con el cumplimiento del uso, por lo que su, a priori, mejor aceptación por los adolescentes y preadolescentes es un valor añadido para este corsé. Es un corsé de uso relativamente reciente y no existen muchos estudios que avalen su efectividad 45,46. El estudio de D’Amato 45 demuestra efectividad similar al uso a tiempo completo de otros corsés como el CB, CL y CCH. En el estudio de Yrjönen 46, la efectividad es parecida, aunque algo menor en comparación con el CB. Se presenta como una ortesis de futuro, de efectividad parecida a otros corsés, con menor alteración de la calidad de vida, aunque se precisan más estudios que lo confirmen. El Spine Cor es un corsé flexible, para uso continuado 24 horas al día, indicado para EIA de entre 15° y 40° Cobb, con Risser ≤ 2, con efectividad media a moderada 47. Los factores que más influyen en el resultado final del tratamiento ortésico de la EIA son: el tipo, altura de la curva y de la vértebra vértice, la corrección inicial con la ortesis, el cumplimiento del uso de la ortesis y el tiempo de uso de la ortesis. Se consideran curvas de alto riesgo las torácicas, torácicas dobles, las de doble curva y las de vértebra vértice T8 o superior. De bajo riesgo son las tóraco-lumbares, las lumbares y las de vértebra vértice T9 o inferior. La buena corrección inicial e incluso la hipercorrección son indicadores de buen resultado y se considera una ortesis efectiva cuando se obtiene un coeficiente de reducción entre el 30-50 % del valor previo. El tiempo de utilización de la ortesis es un factor muy importante y motivo de controversias. La disyuntiva entre uso a tiempo completo y parcial no está resuelta, aunque parece claro que a mayor tiempo de utilización de la ortesis mayor probabilidad de efectividad final 11. La utilización de 23 horas e incluso 16 horas al día es la más lógica, aunque toma fuerza el uso en periodos más cortos (11 horas/día) e incluso sólo durante el descanso nocturno (8 horas/día), si bien son necesarios estudios que concluyan su efectividad. La ortesis se deberá utilizar hasta el final de la maduración ósea y del crecimiento y su retirada se hará 290

progresivamente durante 6 a 9 meses. Se acepta la retirada de la ortesis en niños con test de Risser a 5 y cierre completo de epífisis vertebrales y en niñas el test de Risser 4 y 2 años posmenarquia 1. Se considera éxito en el tratamiento ortésico si la curva final no progresa con respecto a la medición inicial más de 5°-6° Cobb y se considera inefectivo si la progresión es superior o es necesario recurrir a la cirugía. El índice de efectividad más alto corresponde al CM, seguido del CB, aunque no es desdeñable el número de abandonos que se dan con el CM especialmente. Los nuevos corsés de uso nocturno podrían ser la alternativa válida por su mayor aceptación, siempre y cuando se demuestre fehacientemente su efectividad. En general, la disminución en el riesgo de progresión de escoliosis en pacientes premenárquicas con el uso de corsé se sitúa entre el 20-30 % 48,49-51. El abandono del corsé es un hecho relativamente frecuente y que no debe olvidarse a la hora de plantear el control y seguimiento de estos pacientes. Los motivos son diversos, pero es obligado analizar la relación con el grado de afectación de la calidad de vida que los corsés pueden provocar. Climent 13,14 demuestra que el grado de movilidad y la autoestima son los parámetros más afectados con el uso de ortesis. Con respecto a la posible evolución de la curva después de retirada la contención ortésica, es clásico el estudio de Ascani 51 que demuestra un incremento anual de 0,4° en curvas < 20° Cobb. Más recientemente 52 se ha demostrado que si el tratamiento es adecuado y controlado se mantienen estables a los dos años de finalizado el tratamiento y la retirada de la ortesis. La revisión de ortesis en el tratamiento de las escoliosis idiopáticas realizada por González-Rebollo et al 53 es un documento básico y aconsejable para el análisis de esta problemática en nuestro entorno. Del análisis global de las revisiones sistemáticas, metaanálisis y ensayos clínicos controlados sobre la efectividad del tratamiento ortésico de la EIA puede concluirse que el nivel de evidencia es un grado de recomendación B-plata, por lo que sería aconsejable en el futuro una investigación de mayor calidad metodológica usando los criterios estrictos definidos por la Scoliosis Research Society (SRS) y el Spinal Orthopaedia and Rehabilitation Treatment (SOSORT) y evaluando la incidencia que tiene sobre la calidad de vida. TRATAMIENTO FUNCIONAL Consta de cinesiterapia, tracción vertebral y electroestimulación espinal. La cinesiterapia ya se trata de forma específica en otro apartado, pero en relación con el tratamiento ortopédico, es una medida complementaria con los objetivos de mejorar y mantener la flexibilidad de la

Rehabilitación (Madr). 2009;43(6):287-92

MORA AMÉRIGO E ET AL. TRATAMIENTO CONSERVADOR DE LA ESCOLIOSIS: ORTESIS

columna vertebral, así como mejorar el estado muscular paravertebral y estabilizador de la columna. La tracción vertebral, sistema muy utilizado hace años, actualmente está prácticamente en desuso, pero es necesario recordar los sistemas de tracción vertebral transesquelética (halofemoral) y extraesqueléticos (tracción vertebral nocturna, elongación autoactiva y tracción dinámica selectiva) desarrollados fundamentalmente por Cotrel 54. Se acepta actualmente como única indicación la prevención de retracciones en las partes blandas de la concavidad de la curva escoliótica y, siempre, como medida complementaria al tratamiento ortésico1. La electroestimulación espinal transcutánea no se utiliza prácticamente en la actualidad, ya que su efectividad está muy cuestionada. Heine55 señala que la inefectividad se debe más al mal control de los parámetros eléctricos (acomodación a la intensidad o acostumbramiento a la frecuencia) e insuficiente o mal aprendizaje de su utilización, aconsejando un corto ingreso hospitalario para un correcto aprendizaje. Los autores declaran que no existe conflicto de intereses.

BIBLIOGRAFÍA 1. Miranda Mayordomo JL. Rehabilitación de escoliosis y cifosis. En: Miranda Mayordomo JL, editor. Rehabilitación Médica. Madrid: Aula Médica; 2004. p. 211-21. 2. Miranda JL, Hermoso MA, Nuevo S, Contreras J. Revisión del tratamiento ortopédico en la escoliosis idiopática del adolescente. Medicina de Rehabilitación. 1993;6(1-2):18-22; 27-34. 3. Santos Andrés FJ, Aguilar Naranjo JJ, Escalada Recto F, Puig Cuyas JM, Cerda Plubins M. Resultados inmediatos de la técnica EDF en escoliosis idiopática. Estudio retrospectivo. Rehabilitación (Madr). 1988; 22:265-9. 4. González Viejo MA, Condón Huerta MJ. Valor del escoliómetro o inclinómetro en el seguimiento de la progresión de la deformidad en la escoliosis idiopática. Rehabilitación (Madr). 2001;35(2):100-6. 5. Miranda Mayordomo JL, Fuster Puigdomènech A. Escoliosis idiopática del adolescente. En: González Viejo MA, Cohí Rimbau O, Salinas Castro, editores. Escoliosis realidad tridimensional. Barcelona: Masson; 2001. p. 55-69. 6. Dolan LA, Weinstein SL. Surgical rates alter observation and bracing for adolescent idiopathic scoliosis: an evidence-based review. Spine. 2007;32(19)Suppl: S91-100. 7. Bunge EM, de Koning HJ, and the Brace Trial Group. Bracing patients with idiopathic scoliosis: design of the Dutch randomized controlled treatment trial. BMC Musculoskeletal Disorders. 2008;9:57. Disponible en: http://www.biomedcentral.com/1471-2474/9/57

8. Richards BS, Bernstein RM, D’Amato CR, Thompson GH. Standardization of the criteria for adolescent idiopathic scoliosis brace studies: SRS Committee on Bracing and Nonoperative Management. Spine. 2005; 30(18):2068-77. 9. Lonstein JE, Winter RB. The Milwaukee brace for the treatment of adolescent idiopathic scoliosis. A review of thousand and twenty patients. J Bone Surg Am. 1994; 76:1207-21. 10. Upadhgag Sa Nelson IN, Ho EK Hsu L, Leong JC. New prognostic factors to predict the final outcome of brace treatment in adolescent idiopathic scoliosis. Spine. 1995;20:537-45. 11. Booman KJ, Weinstein SL, Jacobson WC, Dolan LA. Use of the Milwaukee brace for progressive idiopathic scoliosis. J Bone Joint Surg Am. 1996;78:557-67. 12. Rowe DE, Bernstein SM, Riddick MF, Adler F, Emans JB, Gardner-Bonneau D. A meta-analysis of the efficacy of non-operative treatments for idiopathic scoliosis. J Bone Joint Surg Am. 1997;79:664-74. 13. Climent Barberá JM, Reig Ferrer A, Pérez Igualada A, Cortes Barrera A. Calidad de vida en una muestra de pacientes con escoliosis idiopática: un estudio piloto. Rehabilitación (Madr). 1992;26:181-9. 14. Climent JM, Reig A, Sánchez J, Roda C. Construction and validation of a specific quality of life instrument for adolescents with spine deformities. Spine. 1995;20(18):2006-11. 15. IBV. Guía y uso de prescripción de productos ortopédicos a medida. Valencia: Martín Impresores; 2004. 16. Danielsson AJ, Hassrius R, Ohlin A, Nachemson AL. A prospective study of brace treatment versus observation alone in adolescent idiopathic scoliosis: a follow-up of 16 years after maturity. Spine. 2007; 32(20):2198-207. 17. Wiley JW, Thomson JD, Mitchel TM, Smith BG, Banta JV. Effectiveness of the Boston brace in the treatment of large curves in adolescent idiopathic scoliosis. Spine. 2000;25(18):2326-32. 18. Montgomery F, Winer S. Prognosis of brace-treated scoliosis. Comparison of the Boston and Milwaukee methods in 244 girls. Acta Orthop Scand. 1989;60(4):383-5. 19. Katz DE, Richards BS, Browne RH, Herring JA. A comparison between the Boston brace and the Charleston bending brace in adolescent idiopathic scoliosis. Spine. 1997;22(12):1302-12. 20. Fiore N, Onimus M, Ferre B, Laurain JM. Treatment of lumbar and dorso-lumbar scoliosis using the Boston orthosis and the 3-valve orthosis. Comparative study of the results in the frontal and horizontal planes. Rev Chir Orthop Reparatrice Appar Mot. 1988;74(6):569-75. 21. Katz DE, Durrani AA. Factors that influence outcome in bracing large curves in patients with adolescent idiopathic scoliosis. Spine. 2001;26(21):2354-61. 22. Kovovessis P, Filor KS, Georgopolos D. Long-term alterations of respiratory function in adolescents wearing a brace for idiopathic scoliosis. Spine. 1996;21:1979-84. 23. Katsaris G, Loukos A, Valavanis J, Vassiliou M, Behrakis PK. The immediate effect of a Boston brace on lung volume and pulmonary compliance in mild adolescent idiopathic scoliosis. Eur Spine J. 1999;8:2-7.

Rehabilitación (Madr). 2009;43(6):287-92

291

MORA AMÉRIGO E ET AL. TRATAMIENTO CONSERVADOR DE LA ESCOLIOSIS: ORTESIS

24. Grivas TB, Vasiliadis E, Chatziargiropoulos T, Polyzois VD, Gatos K. The effect of a modified Boston brace with anti-rotatory blades on the progression of curves in idiopathic scoliosis: aetiologic implications. Pediatr Rehabil. 2003;6:237-42. 25. Cohí Riambau O, Salinas Castro F, Ximeno Roca Ll. Tipos de ortesis y metodología de elaboración de los corsés. En: Gozález Viejo MA, Cohí Rimbau O, Salinas Castro, editores. Escoliosis realidad tridimensional. Barcelona: Masson; 2001. p. 121-40. 26. Chêneau J. Tratamiento ortésico tridimensional de la escoliosis. En: González Viejo MA, Cohí Rimbau O, Salinas Castro, editores. Escoliosis realidad tridimensional. Barcelona: Masson; 2001. p. 97-119. 27. Kotwicki T, Chêneau J. Passive and active mechanisms of correction of thoracic idiopathic scoliosis with a rigid brace. Stud Health Technol Inform. 2008;135:320-6. 28. Pham VM, Herbaux B, Shill A, Thevenon A. Evaluation of the Chêneau brace in adolescent idiopathic scoliosis. Ann Readapt Med Phys. 2007;50(3):125-33. 29. Rigo M, Quera-Salvá G, Puigdevall N, Martínez M. Retrospective results in immature idiopathic scoliotic patients treated with a Chêneau brace. Stud Health Technol Inform. 2002;88:241-5. 30. Weiss HR, Weiss GM. Brace treatment during puberal growth spurt in girls with idiopathic scoliosis (IS): a prospective trial comparing two different concepts. Pediatr Rehabil. 2005;8(3):199-206. 31. Von Deimling U, Wagner UA, Schmitt O. Long-term effect of brace treatment on spinal decompensation in idiopathic scoliosis. A comparison between Milwaukee Brace-Chêneau corset. Z Orthop Ihre Grenzeb. 1995; 133(3):270-3. 32. Perie D, Sales De Gauzy J, Sévely A, Hobatho MC. In vivo geometrical evaluation of Chenau-Toulouse-Munster brace effect on scoliotic spin using MRi method. Clim Biomech. 2001;16:129-37. 33. Perie D, Sales Ge Gauzy, Hobatho MC. Biomechanical evaluation of Chenau-Toulouse-Munster brace in the treatment of scoliosis using optimisation approach and finite element method. Med Biol Eng Comput. 2002; 40:296-301. 34. Schmitz A, König R, Kandyba J, Pennekamp P, Schmitt O, Jaeger UE. Visualisation of the brace effect on the spinal profile in idiopathic scoliosis. Eur Spine J. 2005;14: 138-43. 35. Schmitz A, Kandyba J, Koenig R, Jaeger UE, Gieseke J, Schmitt O. A new method of MR total spine imagining for showing the brace effect in scoliosis. J Orthop Sci. 2001;6(4):616-9. 36. De Mauroy, Lecante C, Barral F, Daureu D, Gualerzi S, Gagliano R. The Lyon brace. Disabil Rehabil Assist Technol. 2008;3(3):139-45. 37. De Mauroy, Fender P, Tato B, Lusenti P, Ferracane G. Lyon brace. Stud Health Technol Inform. 2008;135:327-40. 38. Allington NJ, Bowen JR. Adolescent idiopathic scoliosis: treatment with the Willmington brace. A comparison of full time and part-time use. J Bone Joint Surg Am. 1996;78:1056-62. 292

39. Webes M, Birnbaum K, Niethard FU. Primary correction of scoliosis with the Willmington corset. Z Orthpihre Grenzeb. 1999;137:173-80. 40. Gabos PG, Bojescul JA, Bowen JR, Keeler K, Rich L. Long-term follow-up of female patient with idiopathic scoliosis treated with the Willmington orthosis. J Bone Joint Surg Am. 2004;86:1891-9. 41. Price CT, Scott DS, Reed FR Jr, Sproul JT, Riddick MF. Nighttime bracing for adolescent idiopathic scoliosis with the Charleston Bending Brace: long-term follow-up. J Peidatr Orthop. 1997;17:703-7. 42. Trivedi JM, Thomson JD. Results of Charleston bracing in skeletally immature patients with idiopathic scoliosis. J Pediatr Orthop. 2001;21:277-80. 43. Howard A, Wright JG, Hedden D. A comparative study of TLSO, Charleston and Milwaukee brace for idiopathic scoliosis. Spine.1999;24:1751. 44. Gepstein R, et al. Effectiveness of the Charleston bending brace in the treatment of single-curve idiopathic scoliosis. J Pediatr Orhop. 2002;22:84-7. 45. D’Amato CR, Griggs S, McCoy B. Nighttime bracing with the Providence brace in adolescent girls with the idiopathic scoliosis. Spine. 2001;26:2006-12. 46. Yrjönen T, Ylikoski M, Schlenzka D, Kinnunen R, Poussa M. Effectiveness of the Providence night time bracing in the adolescent idiopathic scoliosis: a comparative study of 36 female patients. Eur Spine J. 2006;15:1139-43. 47. Coillard CH, et al. Effectiveness of the SpineCord Brace Based on the new standardized criteria proposed by the Scoliosis Research Society for Adolescent Idiopathic Scoliosis. J Pediatr Orthop. 2007;27(4):375-9. 48. Dolan LA, Donnelly MJ, Spratt KF, Weinstein SL. Professional opinion concerning the effectiveness of bracing relative to observation in adolescent idiopathic scoliosis. J Pediatr Orthop. 2007;27(3):270-6. 49. Weiss HR. Is there a body of evidence for the treatment of patients with adolescent idiopathic scoliosis. Scoliosis. 2007;2:19. 50. González MA, Sánchez J. Ortesis para las deformidades torácicas. Escoliosis y cifosis En: Zambudio Periago R, editor. Prótesis, ortesis y ayudas técnicas. Madrid: Elsevier Masson; 2009. p. 259-79. 51. Ascani E, Bartolocci P, Logrorcino CA. Natural history of untreated idiopathic scoliosis alter skeletal maturity. Spine. 1986;11:784-9. 52. González Viejo MA, Catalán Esparduces MJ. Tratamiento ortésico de la escoliosis idiopática. Pronóstico evolutivo. Rehabilitación (Madr). 2000;34(3):236-42. 53. González Rebollo AM, Blázquez Sánchez E, Alegre Climent M, Rioja Toro J, de Prada Espinel J, Antón Andrés MJ. Tratamiento ortopédico de la escoliosis idiopática del adolescente: revisión de los distintos corsés. Rehabilitación (Madr). 2006;40(5):256-62. 54. Viladot R, Clavell S, Cohi O. Tracción vertebral de Cotrel. En: Viladot R, Cohi O, Clavell S, editores. Or tesis y prótesis del aparato locomotor. Columna vertebral. Barcelona: Masson; 1985. p. 143-50. 55. Heine J. Why was electrostimulation therapy of scoliosis discontinued? Orthop Inhre Grengezb. 1998;136:18-9.

Rehabilitación (Madr). 2009;43(6):287-92